viernes, 2 de enero de 2015

sollozos de la tierra



Me vendiste a un hombre viejo, padre,
que Dios destruya tu casa, yo era tu hija.
Hacer el amor con un hombre viejo
es como follarse un arrugado tallo de maíz ennegrecido por el moho.
Cuando hermanas se sientan juntas, siempre alaban a sus hermanos.
Cuando hermanos se sientan juntos, venden a sus hermanas a otros.

Mi cuerpo era fresco como una hoja de henna;
verde por fuera; adentro, carne cruda.
Portas un denso turbante sobre tu calva
para ocultar tu edad. ¿Con qué motivo? ¡Estas casi muerto!
Oh marido, tu eres Americano para mis ojos.
Eres culpable; lo siento.

Mi cuerpo me pertenece a mí;
a otros su dominio.
Así como las viudas llevan dulces al altar de un santo,
yo le llevaré a Dios palomitas, rogándole que mate al mío.

Vamos, dejemos a estos idiotas de pueblo
y casémonos con hombres Kabul con cortes de pelo de Bollywood.




Poema realizado a base de unir y adaptar varios landlays o poemas cortos afganos de mujeres anónimas (ya que está penado por los Talibán y pueden meterse en un lío bastante serio). Aquí podéis ver la fuente con la colección completa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario